duele, espalda, cuestión, estructural, hábitos, posturales, esfuerzo, moviendo, cajas, tacones, ayer, cena… posible, ocasiones, encuentres, relación, causa- efecto, dolor, espalda, veces, no ocurre, aspecto, concreto 15 Pequeños Cambios que mejorarían la Salud de tu Espalda. | Pilates Boadilla

15 Pequeños Cambios que mejorarían la Salud de tu Espalda.

19th septiembre 2017

Sabes que los pequeños cambios suponen grandes diferencias. Ya lo sabes. No te cuento nada nuevo. Pero parece que estamos programados para dejar de hacer lo que sabemos que debemos. Bueno, no siempre, porque cuando algo nos duele estamos dispuestos a vender nuestro alma al diablo para que pare. Pero, cuando estamos bien ¿Quién se acuerda del esfuerzo, tiempo o dinero dedicado para llegar hasta allí? Lo que ocurre con las molestias o dolores originados por nuestro día a día es que volverán… Te pases el día sentado o entrenes seis días en semana. Eso sí, volverán en el caso de que no introduzcamos cambios.

Time-to-Change

¿Por qué te duele la espalda?

Tal vez sea una cuestión estructural, tal vez sea por tus hábitos posturales, por el esfuerzo que realizaste el domingo moviendo cajas, por los tacones de ayer en la cena… Es posible que en ocasiones encuentres relación causa- efecto a tu dolor de espalda pero me temo que la mayoría de las veces no ocurre, porque no suele ser sólo un aspecto concreto lo que lo origina.

Además hay factores que podemos controlar y otros que no. De manera que en lugar de echar la culpa a tu mala genética, aquel entrenador que te machacaba de crío o a que está cambiando el tiempo, centrémonos en lo que sí podemos controlar. Porque el dolor de espalda es como la lotería que cuantos más números juegues más posibilidades existen de que te toque.

 15 pequeños cambios por la salud de tu espalda.

  1. Vuelve a mirar al frente mientras caminas por la calle. Sabes lo que es alineación de tu columna y, caminar mientras usas el móvil no ayuda a aliviar tu tensión cervical. En lugar de esperar a que lleguen las Google Glass empieza ya a colocar la cabeza sobre tus hombros y no delante de ellos mientras caminas.00120065-0000-0000-0000-000000000000_00000065-075e-0000-0000-000000000000_20130624184034_PedestrianSmartphone_062413_RF_300
  2. Deshazte del sillón de casa. Cuanto más cómodo sea el sillón de casa peor será tu postura. Te apoltronas, te hundes en él, te colocas de cualquier manera y luego al levantarte te acuerdas de tu espalda… Pero es tarde.
  3. .¿Que dónde te sientas entonces para ver la televisión?  Deshazte de la televisión y matas dos pájaros de un tiro. Verás como de repente tienes más tiempo (y si te deshiciste del sillón también más espacio).
  4. Moviliza los dedos de tus pies. Los flexores y extensores de los dedos garantizan un pie móvil y saludable. Caminar descalzo es la manera más sencilla de conseguirlo. No hay excusa para no hacerlo por casa. De la misma manera que no llevarías un collarín sin necesidad ¿Crees que la imposibilidad de moverlos no limita su funcionalidad?
  5. Deja de mimar tanto tus pies con esas zapatillas con superamortiguación y sustitúyelas por otras, las más simples que encuentres. Deja de castigar a tus pies con esos tacones que también afectan a tu pelvis y columna viéndose obligados a alterar su posición neutra. Recuerda que tu espalda empieza en tus pies.pies
  6. Bebe agua. En el post  7 Consejos que Nunca te Han Dado Sobre tu Postura Frente al Ordenador ya te lo mencionaba. En esas largas sesiones de silla, con una botella a mano y bebiendo agua con regularidad te verás en la obligación de darte algún paseo hasta el baño. Sabes que levantarte soltar los hombros y caminar libera tu espalda. Cuando tu cerebro te envíe la señal de “vejiga completa”, no encontrarás una excusa para dejar de hacerlo.
  7. Aprende a respirar eficientemente. Una caja torácica móvil permite que la columna se mueva. Una caja torácica rígida se convierte en una jaula que imposibilita el movimiento de tus vértebras. Además recuerda que el diafragma se inserta en las vértebras lumbares ¿Cómo no va a afectar tu respiración a la salud de tu espalda?10154972_298362670320155_1176346009_n
  8. Deja de “hacer abdominales”. Si te dolía la zona lumbar y te dedicas a repetir y repetir flexiones de tronco “boca arriba” asegúrate de que no sea peor el remedio que la enfermedad.
  9. Si eres mujer y llevas bolso, procura no llevarlo siempre del mismo lado. Que coloques tu hombro más elevado y adelantado como si fuera un asa, ayuda a tu bolso a permanecer sobre tu hombro pero no a tu columna a permanecer equilibrada… Y si eres hombre y te sientes aludido, lo mismo "<br

speak Your Mind