coaching, entrenamiento, adiestramiento, instruccion, salud, deporte, raíces, psicología, nutrición, comportamiento, profesional, sanitario, autoeficiencia, responsabilidad, individuo, guardián, sermón, positivo, motivación, habilidades, competencias, obesidad, tsunami, población, estudios, dietista-nutricionista, ciclogenesis, tratamiento, Coaching nutricional y obesidad. ¡Adherencia! | Pilates Boadilla

Coaching nutricional y obesidad. ¡Adherencia!

13th noviembre 2018

 

Actualizado: Mar, 21/01/2014 – 16:58

 

@JulioBasulto_DN

Es indiscutible que el “coaching” (anglicismo que se traduciría como “entrenamiento”, “adiestramiento” o “instrucción”) es un área emergente en el ámbito de la salud. Tiene sus raíces en el deporte, pero guarda también relación con la psicología, el mundo laboral y la nutrición. Aunque no utiliza una metodología claramente definida, busca promover y facilitar los cambios de comportamiento mediante un apoyo continuado que refuerce los conocimientos facilitados por el profesional sanitario,  siempre fomentando la auto-eficacia y la responsabilidad personal para que el individuo se convierta en un “guardián” de su propia salud. Es decir, viene a ser lo contrario a recibir el tradicional sermón: “tiene esta enfermedad, haga (o deje de hacer) esto, y tome (o deje de tomar) esto otro”. Así, es un enfoque en el que el individuo recibe apoyo positivo y una motivación orientada al comocimiento de sus propias habilidades y competencias.

También hay algo indiscutible: la obesidad es un “tsunami”, que está, además, empeorando. Entre 2001 y 2012, la frecuencia de la obesidad en la población adulta española aumentó en términos absolutos un 3,8%, sobre todo en individuos con un menor nivel de estudios. Está claro, clarísimo, que la figura del dietista-nutricionista, ninguneada por nuestro Sistema Nacional de Salud, resulta fundamental para frenar este tsunami y que no se convierta en una ciclogenesis explosiva. El estándar actual de cuidado para el tratamiento de los pacientes con obesidad en atención primaria consiste a menudo en una recomendación general (e inespecífica) por el médico, y debería incluir, sin lugar a dudas, la figura del dietista-nutricionista, profesional sanitario capacitado para ello. Tal y como ha detallado el recién publicado ‘Libro blanco de la nutrición en España‘, la formación en nutrición en las carreras sanitarias “ha sido y sigue siendo, dentro de los nuevos planes de grado, muy deficitaria”. Asimismo, se detalla que “la falta de dietistas-nutricionistas en las instituciones sanitarias, tanto de atención primaria como hospitalaria, o en la Salud Pública, tiene consecuencias muy perjudiciales para la salud de la población y aumenta los costes sanitarios”.

¿Tiene algo que decir el coaching en la obesidad? Es cierto que hay pocas pruebas en la literatura científica al respecto (no olvidemos que se trata de un enfoque novedoso, aunque prometedor), y también es cierto que el coaching recibe varias críticas (Ej. en algunos casos podría generar una exacerbación de los sentimientos de superación y competitividad, por no hablar de la heterogeneidad y falta de rigor en las corrientes que confluyen bajo la denominación de “coaching”). En todo caso, un coaching bien implantado (al final detallo mi opinión al respecto) sí tiene algo que decir en la obesidad, ya que una de las principales claves del éxito de la pérdida de peso (si no la que más…) es la adherencia del paciente al nuevo “plan” de alimentación y de actividad física. Ese plan debe ser uno que le permita perder peso mediante una alimentación saludable y adaptada a sus gustos y preferencias, y a través de un incremento de la actividad física, también saludable y adaptada. Pero para todo ello es preciso que el paciente se “adhiera”…. Cada vez más evidencias parecen señalar que el tratamiento del exceso de peso no es una cuestión de fuerza de voluntad, sino que, al tratarse de un desorden complejo de difícil pronóstico, se requiere de estrategias eficaces que permitan combinar la alimentación, el ejercicio físico y las intervenciones conductuales. El paciente debe poder decidir qué quiere cambiar y para qué, para poder entonces decidir por sí mismo cómo quiere hacerlo. Un estudiopublicado en julio de 2013 en la revista oficial de la Academia de Nutrición y Dietética (Journal of de Academy of Nutrition and Dietetics) detalla diversas investigaciones que apoyan que el “coachingnutricional” puede ejercer efectos positivos sobre la salud. En el apartado de la bibliografía detallo algunas de ellas.

En mi opinión, teniendo en cuenta el “Código Deontológico de la profesión de Dietista-Nutricionista”, y recordando que la obesidad puede considerarse una patología, la figura del “coach” que aborde esta dolencia, además de una formación apropiada, debe contar con una titulación sanitaria y trabajar de forma cooperativa con un equipo de profesionales de entre los que debe haber un dietista-nutricionista. En tal caso, su presencia será, sin duda, bienvenida.

P.D. Deseo agradecer encarecidamente la revisión experta de este texto por parte de Jaume GiménezYolanda Fleta.

speak Your Mind