cuerpo, maquina, energía, alimentos, agua, oxigeno, suministros, talón de Aquiles, alimentación, quemar, gimnasio, calorias, actividad, gastar, tiempo, magia, crema milagrosa, teletienda, duerme, noche, precisión, Domina la Técnica; No Quemes tu Energía, Úsala. | Pilates Boadilla

Domina la Técnica; No Quemes tu Energía, Úsala.

20th noviembre 2018

Es habitual escuchar hablar de nuestro cuerpo como una máquina. La máquina perfecta, algunos dicen. Una máquina que funciona con energía. Los alimentos, el agua, el oxígeno son nuestros principales suministros.

El talón de Aquiles de la mayoría suele ser la alimentación y estamos especialmente interesados en “quemar”  la energía que hemos ingerido de más. Vamos al gimnasio tratando de consumir esas calorías que nos sobran, buscamos en foros con qué actividad podemos gastar más energía en menos tiempo, incluso hay quien sigue creyendo en  la magia y espera que la última crema milagrosa anunciada en teletienda “queme” la grasa localizada mientras duerme por la noche. Gastar, consumir quemar… Entrenando más y más intenso conseguiremos nuestro objetivo.

Pero por otro lado, disfrutamos desde casa viendo a deportistas profesionales que realizan gestos deportivos sin esfuerzo aparente. Federer realizando un saque de tenis a más de 200 km/ h., Xavi Hernadez colocando un balón en el pie de Messi desde 60 metros o Michael Phelps superando a todos sus rivales nadando a estilo libre.

Es muy común el comentario: – ¡Parece que no les cuesta! – Y no es así. Sólo hay que observar la cara y la respiración de Federer después de un intercambio largo de golpes o a Phelps  al final de una prueba.

¿Y qué diferencia a estos deportistas del común de los mortales? El dominio de la técnica.

¿Y en que consiste dominar la técnica? En usar esa energía con precisión. No gastarla en mayor medida de lo necesario para realizar un gesto técnico. Cuando Phelps recorre la piscina, todos los músculos que facilitan el avance están perfectamente coordinados para facilitar el desplazamiento y a su vez, los que no intervienen en esa acción están relajados. Por eso apenas salpican. Si tenéis la posibilidad, id a cualquier piscina y observad a la gente.  Algunos se desplazan impulsándose de manera fluida en el agua, otros solo mueven el agua en todas direcciones. Observad quien puede pasar más tiempo nadando.

Utiliza tu energía, no la quemes. Usa tu cuerpo, no lo gastes. Aprende a moverte de manera eficiente porque la tensión innecesaria  se acumula. Cuida tu espalda, relaja tus hombros… Why not Pilates?

Posted on October 31, 2012 by Manuel Alcázar

speak Your Mind