físico, elasticidad, propiedad, mecánica, músculos, ligamentos, tendones, fuerza, aumentan, grado, extensibilidad, capacidad, longitud, inicial, física, involuntaria, grado, flexibilidad, años, disminuye, pierde, ejercita, fuerza, resistencia, equilibrado, ejercitar, cualidades. La flexibilidad en Pilates. | Pilates Boadilla

La flexibilidad en Pilates.

10th octubre 2017

 

Cuestión de flexibilidad.

 

Muchos alumnos que empiezan a practicar Pilates;  me dicen el primer día de clase: – ¡no tengo ninguna flexibilidad!.

También escucho comentarios similares en conversaciones con amigos a los que intento animar a probar. ¿Quién dijo que para hacer Pilates hay que tener una condición flexible?

Ser una persona elástica no es un requisito indispensable para acercarse a esta disciplina en ninguna de sus versiones, quizá sea más bien un objetivo a perseguir y no el único.

En términos físicos, la elasticidad es la propiedad mecánica de músculos, ligamentos y tendones, que al recibir una fuerza aumentan su grado de extensibilidad, teniendo la capacidad de volver después a su longitud inicial. Es una capacidad física involuntaria, se nace con un grado de flexibilidad y con el paso de los años disminuye, o se pierde del todo si no se ejercita, igual que la fuerza o la resistencia. Todo trabajo físico equilibrado implica ejercitar las tres cualidades.

Flexibilidad en Adductores

Flexibilidad en Aductores

 

Cuando se empieza a realizar Pilates en edad adulta comienza un trabajo de mantenimiento de la flexibilidad que se tiene, para empezar a recuperarla después progresivamente. Si realizas algún deporte este también condiciona el estado de tus músculos y se verá beneficiado.

Hay que aprender a no caer en la frustración si el proceso es lento, que por lo general lo es. Cada cuerpo es un universo y tiene ritmo propio, será un camino de largo recorrido, de trabajo constante, pero con grandes beneficios.

Lo importante es empezar a detectar los pequeños cambios que comienzan a producirse, ganar poco a poco terreno a la rigidez sin limitarnos mentalmente y aprender a escuchar a la musculatura.

Con frecuencia la verdadera flexibilidad que debemos trabajar está en nuestra actitud, porque ser flexibles es también algo mental. Realiza tu práctica con paciencia y cariño, sin forzar la máquina, disfrutando de la sensación de haber estado conectado contigo y de dar un pasito más lejos cada vez.

Te invito a probar una clase de Pilates y verás como poco a poco iras ganando flexibilidad y serás más alto y más feliz en una sola sesión.

 

 

speak Your Mind