suelo, pélvico, perdidas, infecciones, falta, tono, lesión, corrientes,orina, incontinencia, hernias, protusiones, urinaria, musculatura, musculos, perineos, vagina, uretra, ureteres, pubococcigeo, urogenitales, Sábes como es un suelo Pélvico Funcional; si lo has perdido recuperalo. | Pilates Boadilla

Sábes como es un suelo Pélvico Funcional; si lo has perdido recuperalo.

9th enero 2018

 

Que algo ocurra con frecuencia, no significa que sea normal y de todos es sabido que aplazar un problema nunca fue una manera de conseguir la solución.
Normalmente eso nos aleja de ella y lamentablemente, las soluciones milagrosas no existen. Que sea un tema tabú todavía lo hace más complejo, aunque hay que ponerse manos a la obra.

Hoy te voy a dejar un artículo original de Melanie Phillipson, instructora de Pilates, titulado: 5 ways I got “leak-free” – my pelvic floor journey (Las 5 maneras en las que conseguí estar libre de pérdidas – el camino de mi suelo pélvico).

Te dejo el artículo traducido para que te pongas en marcha y recuperes tu suelo pélvico si tienes perdidas de orina.

Suelo pélvico

Cuando pienso en cuándo y cómo comenzó “el camino de mi suelo pélvico”, me río … porque eso es exactamente lo que estaba haciendo cuando fui consciente de que algo no iba bien ‘allí abajo’.

Mis dos hijas y yo estábamos visitando a unos amigos y saltando en su cama elástica cuando noté que se me estaba escapando el pis. Esto era común. Normalmente me pasaba cuando tosía, cuando estornudaba, si saltaba… Lo ignoré y llamé a mi amiga para que se uniera a saltar con nosotras. “¿Estás de broma?” Respondió indignada. “¡No puedo saltar! ¡No insistas porque si lo intentara acabaría en un charco!”
Me detuve y sentí una ola de tristeza ¡Nunca podría saltar con sus hijos y experimentar la sensación de elevarse en el aire y escuchar su risa simplemente por  el miedo a hacerse pis!

Para mí fue un llamado a la acción. Necesitaba investigar porque tenía la sensación de que nosotras no debíamos ser las únicas ¿Cuántas mamás u otras personas  de nuestro entorno estaban dejando de hacer distintas actividades en su día a día por miedo a sufrir pérdidas? ¿O, como yo, elegían hacerlo a costa de orinarse?
Debes permitirme un pequeño secreto. Soy profesora de Pilates y en ese momento llevaba dando clase tres años. Decidí inscribirme en un curso para profesionales sobre ejercicio postnatal donde me enteré de que la Diastasis Recti, la separación de las paredes abdominales, podría ser una de las causas de la disfunción de mi suelo pélvico y como consecuancia, la incontinencia.  En mi caso, esto ocurrió tras uno de mis embarazos. Estaba preocupada y en cierto modo, incluso avergonzada.

¿Mi siguiente paso? Decidí ver a un especialista en suelo pélvico en el Centro de salud pélvica de Toronto. Fue aquí donde aprendí a modificar y variar las indicaciones a dar en mis clases de Pilates y prestar atención a la activación muscular de esta zona en mi trabajo… y también fuera de él.

Aprendí que hay suelos pélvicos hipertónicos (demasiado tonificado) pero también  hipotónicos (no suficientemente tonificado).
Aprendí que algunas mujeres (yo incluida) pierden la contracción natural: “maniobra the knack” también conocida como bloqueo del periné al esfuerzo.
Me enseñaron a activar conscientemente mis músculos del suelo pélvico (“piensa en tus paredes vaginales como un ascensor deteniéndose en el” 8º piso, mantén apretado, luego suelta completamente …”).
Me recordaron la acción de los músculos de la “unidad interna”  (diafragma, multífidos y transverso abdominal) que ya aprendí en mi curso de instructora y la manera de trabajarlos junto con los músculos del suelo pélvico.

multifidos

Multifidos

Me guiaron a través de los ejercicios fundamentales de Pilates, incluso verificó manualmente (internamente) el nivel de activación que mis músculos estaban teniendo al realizarlos.

Fue un trabajo dolorosamente lento. Y muy, muy íntimo … Transferí mis hallazgos a mis propias sesiones tanto como alumna como al impartir mis clases. Aproximadamente un año después, descubrí que no tenía pérdidas. Y considero que esto fue debido a las siguientes 5 siguientes razones:

  1. Reduje la velocidad de mis indicaciones en mis clases para dar el espacio  de tiempo suficiente para reclutar los músculos de la “unidad interna”. Los ejercicios que se hacen normalmente al inicio de basculación pélvica son geniales para despertarlos, así como las indicaciones de respiración.
  2. Leí el libro de Katy Bowman “Diastasis Recti: la solución del cuerpo entero para la debilidad y la separación abdominal”. Aprendí que la apertura anterior de las costillas es un factor que contribuye a la diástasis por lo que empecé a usar indicaciones como: “Expande las costillas posteriores” o “Siente como se fijan las costillas al suelo” tanto en mis sesiones de suelo como las de reformer. Todavía lo hago y siempre lo haré.
  3. Después de que “elevo mi suelo pélvico”, trato de recordar que siempre se debe relajar completamente, ya que es igual de importante.
  4. Suelo dejar a un lado ejercicios que suponen flexión tumbados o en posición de plancha si siento algún tirón o malestar relacionado con mi diástasis recti. Son ejercicios que requieren estar muy entrenada.
  5. Y, por supuesto, siempre hago una pausa antes de estornudar, me digo a mí misma “eleva tu suelo pélvico” y luego  relajo completamente y funciona. Para toser también lo tengo en cuenta. Y por supuesto cuando salto en la cama elástica

Y ese camino de descubrimiento continúa.

speak Your Mind