Pilates, Método, relajación, lesiones, hernias, protusiones, reformer, cadillac, máquinas, principios, elongación, contracción, clases, suelo, aparatos, material, alternativo, franklin, method, balones, fit ball, anillo, ring, bosu, foam roller, rulos,... Sabes como entender el Método Pilates. | Pilates Boadilla

Sabes como entender el Método Pilates.

10th abril 2018

 

Mi Manera de Entender el Pilates.

 

Para mí el Método Pilates es una manera de entender, organizar y desarrollar el movimiento. Es mi base, lo que me orienta a la hora de estructurar y proponer el ejercicio. Si compusiera música, sería mi pentagrama. Si me dedicara a pintar, sería mi lienzo. Si fuera un marinero a la antigua usanza, serían mis cartas de navegación. Hay quien piensa que esto puede ser una limitación y yo creo que es todo lo contrario.

Pilates con Torre.

Cuando descubrí el Pilates ya trabajaba en el ámbito de la actividad física, ya ejercía como monitor de diferentes actividades, entrenador personal, incluso había terminado mi licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Pero el Método Pilates me enseñó a enfocar, a simplificar, a aprender escribir mi guión con una intención concreta.

¿Pero Pilates no es un repertorio de ejercicios?

Sí… en cierto modo sí. Además fíjate bien, es como las matrioskas o muñecas rusas. Esas figuras de madera de dos piezas que tras abrirlas descubres que hay otra de tamaño menor dentro y después otra… y otra. De manera que profundizando encontramos que hay mucho más de lo que parecía en la superficie. Y es que conocer el repertorio te permite progresar. Pero entender el movimiento de cada persona, te permitirá adaptarlo a sus necesidades y eso se aprende en el día a día con el alumno, leyendo, investigando. Aunque recuerda que no son lesiones lo que tienes delante, son personas.

¿Pero Pilates no son unos principios?

Claro que los principios ayudan a integrar el movimiento. A focalizar la atención, a mejorar la calidad, a asegurarte de que sea un trabajo más profundo en el que no sólo actúan los grandes músculos movilizadores sino que a través de la precisión y el detalle, se trata de involucrar a los pequeños pero importantes estabilizadores profundos. Desde el control y a través de una respiración consciente. Pero esos principios en lugar de un fin, son un medio. Y debemos utilizarlos no como una norma, sino como herramietas para ir más allá, para hacer entender, para facilitar. Sin aturullar y dando espacio y con la posibilidad de ir integrándolos de manera paulatina. Porque como dijo Joseph Pilates: “paciencia y persistencia son cualidades imprescindibles en el logro de cualquier esfuerzo que merezca la pena”.

¿Pero Pilates no se hace con máquinas?

Es una de las opciones. Existen equipamientos ideados propiamente por J. Pilates que tienen un cierto grado de complejidad a la hora de utilizarlos. Por lo que hay que aprender a realizar los ajustes necesarios para desarrollar las sesiones de manera adecuada. También hay otros materiales más innovadores que se utilizan en las sesiones de Pilates de manera habitual. En ocasiones para facilitar, en ocasiones para aumentar el reto. Algunos de ellos son costosos, otros increíblemente baratos. Aunque recuerda que no es la herramienta sino su uso. Y que lo que marcará siempre la diferencia será la capacidad, el conocimiento, la actitud y las aptitudes del instructor. Aunque siempre hay que estar mirando de reojo lo nuevo que surge, a mí sinceramente, me encanta seguir explorando tanto en el reformer, la silla, el barril como en el cadillac nuevas maneras de darles uso.

¿Pero seguro que lo que tú haces es Pilates?

Hace unos años me molestaba cuando alguien se dirigía a mí con la frase: eso que haces no es Pilates. Incluso trataba de justificarme y defenderme, ya te he contado alguna historia sobre ello. Hoy en día no pierdo un instante. Puede que no sea lo que originalmente Pilates enseñaba el siglo pasado. Es mi propuesta, la que desarrollo con mis alumnos que acuden a mis clases, basado en un repertorio de ejercicios, teniendo en cuenta unos principios, con una maquinaria específica pero incorporando el conocimiento, los aportes de otros compañeros, mi experiencia y ¿Por qué no? Algo de creatividad. Porque el auténtico Pilates no existe… o quizá sí y es el que tú estás realizando cada semana con tus alumnos.

speak Your Mind