colesterol, organismo, estatinas, elevado, actividad física, come, sano, pilates, practica, infartos, obstrucción arterial. Sabes porque se produce el colesterol. | Pilates Boadilla

Sabes porque se produce el colesterol.

11th mayo 2017

LA GRAN MENTIRA DEL COLESTEROL Y EL NEGOCIO DE LAS ESTATINAS. 

Portada del best seller “El Gran mito del colesterol. Por qué bajar tu colesterol no previene la enfermedad cardíaca y el plan libre de estatinas que sí lo hará”.

Lo he leído ya 2 veces y he consultado mucha de las citas bibliográficas de los estudios científicos nombrados en los diferentes capítulos.
Cualquier persona que esté tomando estatinas o esté preocupado por su colesterol, debería leerlo. Probablemente no se vuelva a preocupar más y, si estaba tomando estatinas, es posible que tire la caja de pastillas a la basura.

Estaminas y colesterol



La gran mentira del Colesterol (y el negocio de las estatinas)

NOTA INTRODUCTORIA:
Vaya por delante decir que el colesterol es una molécula esencial para el ser humano y especialmente vital para nuestro cerebro.
No podemos vivir sin colesterol y, cuanto menos colesterol tenemos, peor vivimos.

Cuando terminéis de leer esta entrada habréis entendido que tener bajos niveles de colesterol aumenta el riesgo de muerte por cualquier causa, mientras que tener niveles altos de colesterol se traducen en mayor salud global, física, mental y sexual.
A niveles más altos de colesterol, mayor longevidad y mayor salud global.

Una vez aclarado esto, empezamos:

Cada año, las Guías (The National Cholesterol Education Program) nos van bajando los niveles “saludables” de colesterol…
Primero fueron 250 mg/dl, luego bajaron a 220 mg/dl… y ahora a la cifra “redonda” de 200 mg/dl.

Es curioso saber que 8 de los 9 miembros de dicho comité tienen lazos financieros con las industrias de los fármacos que  disminuyen el colesterol, las estatinas.

Cuanto más bajemos los niveles “normales” o “deseables” de colesterol, más personas, por lo demás sanas, recibirán las estatinas por parte de los médicos que sigan las “nuevas guías”. Una pastilla al día… para todos los días de tu vida… Negocio?

¿Qué gana el paciente?

efectos secundarios

efectos secundarios

¿Qué efectos secundarios le esperan?

Todo esto y más en esta entrada sobre el mito del colesterol:

Cuanto más bajemos el límite del colesterol “normal”, más gente deberá tomar la medicación. El negocio de las estatinas es de miles de millones

 

Sin embargo…

A pesar de tener a millones de personas sanas con tratamientos crónicos con estatinas la enfermedad cardíaca sigue siendo la primera causa de mortalidad.

¿Es realmente el nivel de colesterol total un marcador de riesgo de enfermedad cardiovascular o realmente no tiene nada que ver además del negocio que genera?

 

DATO: Más del 50% de los infartos se dan en personas con niveles normales de colesterol.

 

Ante este hecho, ¿no deberíamos preguntarnos qué tiene entonces que ver el colesterol con la enfermedad cardíaca?

¿Qué causas distintas al colesterol tienen la mitad de la gente que tiene un infarto teniendo el colesterol normal o incluso bajo?

 

Causas del colesterol.

Causas del colesterol.

La misma pregunta se empezaron a hace años muchos cardiólogos como el Dr. Sinatra.

En su labor asistencial diaria hacían angiografías de las arterias coronarias a pacientes con colesterol de 280 mg/dl o con colesteroles superiores a 300 mg/dl y veían que sus coronarias eran completamente normales! (luego veremos que dichas cifras de colesterol son normales, y mucho más saludables que tener un colesterol de, digamos, 170)
Sin embargo,  en otros pacientes, con colesterol de sólo 150 mg/dl sí que encontraban patología cardíaca…

 

¿Cómo podía ser esto cierto?
¿Pero el colesterol no era el culpable de todo?

¿No es todo debido a la arterioesclerosis, el colesterol de los huevos fritos y a las grasas que tomamos en la dieta y que nos engordan?

 

Pues parece ser que culpar al Colesterol de la enfermedad cardíaca es como querer culpar a los árboles del bosque del incendio, en lugar de culpar a los verdaderos culpables, los pirómanos iniciadores del incendio, entre ellos, el azúcar, uno de los agentes más inflamatorios sobre la red arterial

 

Vamos a ir viendo por qué.

 

Os dejo un resumen del articulo para que lo apliquéis en vuestra rutina diaria.

1. El colesterol es una molécula esencial para nuestra vida. Tu cuerpo sabe cuánto debe producir para vivir de forma saludable. Hazle caso.

2. El Colesterol Total en tu análisis de sangre es un número sin ningún valor y nunca debería ser la base para iniciar un tratamiento con estatinas.

A mayor edad, más colesterol necesitamos. Por encima de 65 años, el colesterol, idealmente, debería ser superior a los 200 mg/dl. Sólo en valores superiores a los 350-400 mg/dl podemos empezar a pensar en reducirlo.
Recordar que el cuerpo produce colesterol según nuestras necesidades. Igual que sube nuestro hematocrito cuando estamos un tiempo en altura en la montaña. Si lo tenemos alto es porque nuestro cuerpo lo necesita por varias razones. Sus funciones son muchas y muy importantes, especialmente para nuestro cerebro. Si lo tenemos más bajo es porque nuestro cuerpo no necesita tanto. Hay que dejarlo en paz, especialmente si estamos entre 170 y 330 mg/dl. Me preocuparía más tener un colesterol menor de 160 mg/dl que superior a 260 mg/dl. Ya hemos visto en los estudios comentados antes, cómo se ha comprobado que, a menor nivel de colesterol total, mayor incidencia de mortalidad por cualquier causa.

3. La única indicación clara para el uso de estatinas es un varón de mediana edad (35-65 años) con evidencia de enfermedad coronaria (Infarto previo, angina de pecho, by-pass, stent coronario, etc) especialmente si es fumador y además tiene bajo HDL. En ellos, la reducción del Riesgo Absoluto es del 4%, no más. Es decir, que 25 personas tienen que tomar la pastilla durante 5 años para que 1 de ellos evite un evento cardiovascular (NNT de 25). Los otros 24 no se beneficiarán, pero sí estarán expuestos a todos los efectos secundarios comentados. Esta es la información que deberían darnos al prescribirnos una estatina.

4. Según muchos cardiólogos, como del Dr. Stephen Sinatra y muchos Cirujanos cardiovasculares como el Dr. Sherif Sultan, prácticamente no hay otras indicaciones para el tratamiento crónico con estatinas.

- No deberían emplearse en prevención primaria, es decir, en cualquier persona sana, tan sólo por tener un “colesterol total alto”.
- Casi nunca en mujeres (donde el efecto de las estatinas no ha mostrado los resultados encontrados en hombres) y prácticamente nunca en niños.
- Y nunca deberían de utilizarse por encima de los 70 años. En los ancianos el reducir el colesterol provoca un deterioro mental y un aumento de la mortalidad en todas las series en personas mayores.
Hoy me he enterado de que un médico escocés acababa de recetar estatinas a la madre de una amiga mía, escocesa, que tiene 84 años y está perfectamente!
Pero el médico quiere darle estatinas por tener un colesterol alto… a una mujer de 84 años!!! Fijaros cómo de engañados estamos los médicos. Es increíble…

5. Mejora tu alimentación:

- Elimina de tu dieta los azúcares, los refrescos comerciales (Cola, Fanta, etc) que son bombas de azúcar, muy inflamatorios para las arterias del corazón. La mejor bebida es el agua. El zumo de naranja es también una bomba de azúcar (dañino, inflamatorio).

- Reduce el consumo de carbohidratos refinados (pan blanco, arroz blanco, pasta). Estos carbohidratos son de alto índice glucémico y suben muy rápidamente el azúcar en la sangre y en consecuencia, la insulina. La insulina baja es sinónimo de mayor longevidad.

- Aumenta el consumo de carbohidratos más saludables, de menor índice glucémico, con mucha fibra, como casi todas las verduras (especialmente las verdes, que crecen por encima de la tierra), las hortalizas, las legumbres y la mayoría de las frutas, así como las bayas (frambuesas, etc). Su contenido en fibra regula los picos de azúcar en sangre y mantienen más estable la insulina. La fibra y la niacina de los cereales integrales y de las legumbres elevan el colesterol HDL y disminuyen el LDL.

 

Dieta equilibrada.

Dieta equilibrada.



- No tengas reparos en aumentar el consumo de grasas, tan necesarias para nuestro cuerpo, tanto saturadas como mono-insaturadas.
Así, aumenta tu consumo de pescado (omega 3), de carne de buena calidad (modera el consumo de carnes procesadas), de aguacates, de aceite de oliva virgen extra, de frutos secos, de mantequilla (evita la margarina, llena de grasas trans), de huevos, de quesos y de lácteos en general.
Si tomas leche, mejor que sea entera. Es la grasa lo bueno de la leche y la lactosa el carbohidrato que sube nuestra insulina. La leche semi-desnatada y la desnatada, al final, son las que engordan más. No es la grasa lo que nos engorda, recuerda. Son los carbohidratos, que estimula la insulina, hormona de almacenamiento de energía en forma de grasas. ¿Cuándo calará este concepto en la población?

- Mejora tu cociente Omega 6/Omega 3 comiendo pescado (salmón, sardinas) y reduciendo el consumo de aceites vegetales (Girasol), especialmente si han sido recalentados varias veces (oxidándose), algo frecuente en los restaurantes. Omega 6 (pro-inflamatorio), Omega 3 (saludable). Intenta comer en casa más a menudo y, en la mesa, siéntate lejos de la cesta del pan.

- Evita las grasas trans de la mayoría de las comidas procesadas, precocinadas, empaquetadas. Reduce la bollería industrial y todo lo que venga en cajas o en bolsas (patatas fritas, barritas, oreos, magdalenas de bolsa, donuts envasados, etc), así como la “comida rápida”.

En general, intenta comer comida de verdad.
Alimentos integrales, completos, naturales, más del mercado que del supermercado.
Compra en los pequeños establecimientos de toda la vida, artesanales, de carne, pescado, de frutas y verduras, en lugar de comprar en grandes superficies donde la comida en cajitas y paquetes es la norma.

- También son saludables el chocolate negro intenso, el vino tinto (con moderación), el té verde. Cocina con ajo y ten siempre en la cocina aceite de oliva virgen extra.

- Ah, y no tengas tanto miedo a la sal, usa sal del Himalaya, sal de maldón,.. sales que no estén tratadas quimicamnete. Conforme cambiamos a una alimentación más rica en grasas y menos carbohidratos, necesitamos más sal. La insulina, además de ser la hormona del “almacenamiento de grasas”, también estimula la retención hidro-salina de los riñones. A niveles más bajos de insulina, más sal necesitaremos, salvo que uno padezca hipertensión. Ya veis que la dieta baja en carbohidratos (o simplemente reduciendo las bebidas azucaradas) es mucho más eficaz para bajar la tensión que tomar pastillas para la tensión (aunque eso no da dinero a la industria farmacéutica).

6. Mejora tu salud física: Haz deporte, el que más te guste, mejor si lo haces en compañía. Puede bastar pasear con las amigas a buen ritmo.
No cojas ascensores y sube por las escaleras. Camina, a ser posible con sol para generar vitamina D.

7. Sol, Vitamina D (y melanoma): La vitamina D, como hemos comentado antes, tiene muchísimos efectos beneficiosos para la salud. Además de los comentados antes, la vitamina D sube los niveles de HDL en la sangre y los niveles de serotonina en el cerebro, mejorando el ánimo y evitando la depresión

En la playa o en la piscina no te pongas la crema del sol nada más llegar. Deja que tu piel reciba el sol durante los primeros 15 minutos, sin crema (el sol alto, el del mediodía, el que tanto temen los dermatólogos). Esos rayos UV-B generan miles de unidades de vitamina D y además favorecen la formación de melanina protectora de nuestra piel, muy importante. Sólo entonces deberemos ponernos la crema, para no quemarnos, pero no antes.
Esos 15 minutos sin crema, aunque no lo crean, son los que realmente nos protegen del melanoma. Las cremas nos protegen de quemarnos, al bloquear los rayos UV-B, pero además de impedir que generemos vitamina D, evita que generemos la melanina protectora contra los rayos UV-A, dejando la puerta completamente abierta a dichos rayos UV-A, los verdaderos generadores del melanoma.
La mejor forma de protegerse del melanoma y de generar en verano miles de unidades de Vitamina D son breves exposiciones al sol alto, sin protección. Breves, sin quemarse. Luego vuelta a la sombra o ponerse ropa. Así hemos vivido durante siglos, antes de que se inventaran las cremas del sol… antes de que empezara a subir la incidencia de melanoma…
(correlación o causalidad? Esto, para otro futuro debate)

6. Haz cambios en tu vida para reducir el estrés: Rodéate de gente alegre, optimista, que te quiera. Aunque el amor no se pide. El amor se da y se recibe.
Siéntete partícipe de una comunidad, de tu hospital, de tu barrio, de tu colegio, de tu familia.

Comparte las emociones, comparte las alegrías y las penas. Desahógate con los amigos. No reprimas los sentimientos. Respira profundamente cuando camines o cuando conduzcas al trabajo. Practica técnicas de relajación. Cuida a tu corazón y líbrale del mal, líbrale del estrés.

Si quieres leer el articulo completo pincha aquí.

speak Your Mind